miércoles, 25 de noviembre de 2009

¿Qué pasa con la adopción?

MARÍA NAVARRO *PEDIATRA DEL CENTRO BÁSICO DE ACOGIDA DE LA DIPUTACIÓN DE MÁLAGA (CBA)

AL filo del 20 de noviembre, Día Universal del Niño, y mientras el Senado estudia cómo favorecer los acogimientos y adopciones recogiendo las sensibilidades hacia un gran pacto nacional de protección de la infancia, hay que hacer constar que en España hay pocas adopciones nacionales, apenas unas 900 cada año, los trámites son lentos, no hay suficientes acogimientos familiares. Más de 14.000 niños desamparados y tutelados por el Estado viven en centros, en ocasiones durante toda su infancia y adolescencia.

En el día internacional de la infancia, estos últimos años hemos intentado poner voz a una infancia muy especial, los menores en desamparo, cuya tutela esta en manos del Servicio Provincial de Menores de la Junta de Andalucía, y su vida se desarrolla entre las paredes de un Centro de Acogida, en nuestro caso un centro dependiente de la Diputación Provincial de Málaga.




Por supuesto que con prioridad el niño debe de vivir y ser educado en el seno de su propia familia. Pero cuando la familia biológica a pesar de los trabajos que con ella ejercen los Equipos Sociales Comunitarios, los Equipos de Tratamiento Familiar, los maestros, los responsables de la salud. etc. no reúne las condiciones para garantizar las necesidades básicas, el desarrollo psicosocial y la integridad física y afectiva del niño; los organismos capacitados en la materia de protección del niño deben buscar soluciones adecuadas, primero provisionales, prioritariamente un acogimiento familiar temporal o de urgencia y en el caso de ser inviable un acogimiento residencial y si la familia no responde, después de un tiempo prudencial para cada caso, medidas definitivas, medidas 'para siempre'.

Creemos que para todos está claro que para alcanzar el pleno desarrollo, el niño necesita estabilidad en sus vínculos con adultos de referencia y los vínculos de filiación son los que con total garantía le darán dicha estabilidad. Estos vínculos se dan de forma completa en el acogimiento preadoptivo, por lo que debe de primar este objetivo sobre ningún otro. Siempre y cuando se cumplan las circunstancias que lo aconsejen, sin escatimar ningún esfuerzo para conseguirlo. Pero si esta medida no pudiera darse por las circunstancias del propio menor o de su familia biológica, al menos el niño precisaría un vínculo afectivo permanente en el tiempo y esto sólo se refleja en un acogimiento permanente, debiendo siempre prevalecer, en todo momento, el interés del menor y no el de la familia de biologica.

Desde el análisis basado en la evidencia, las medidas provisionales se están convirtiendo en situaciones con plazo indefinido, y las medidas definitivas para la vida de un menor que lleva larga temporada en situación de provisionalidad están disminuyendo cada año que pasa. Según datos publicados en Andalucía (Observatorio de la Infancia), la adopción nacional en 2002 fue de 307 menores, en 2006 de 210 menores y en el 2008 de 139 menores.


Estos datos van en desacuerdo con las largas estancias de menores en los centros, que pueden llegar a ser superiores a dos años en niños con edades límites, para una posterior medida definitiva, y vemos como en lugar de esto, vuelven de nuevo a otra situación de provisionalidad como es un acogimiento simple o temporal y ahí lo mejor que puede pasar, si no se reinserta con su familia biológica, es que se mantengan mas tiempo, reconvirtiendo el acogimiento en permanente, pero recordemos que en esta situación, aunque exista un compromiso de la permanencia, legalmente no existen ni los deberes de la patria potestad, ni los vínculos de filiación.

En este día que celebramos la 'difícil infancia', a nuestros niños le debemos todo aquello que para ellos, es con seguridad más estable, más definitiva en su vida. No arriesgar nunca el futuro de los menores a la suerte y eso solo se puede conseguir con lazos filiales, o si las circunstancias lo aconsejan con el compromiso desde un primer momento de un acogimiento permanente.
Planteémonos siempre, la medida de adopción, después de un estudio y un trabajo serio con la familia biológica, la familia extensa y en un plazo prudencial. Si no se contempla futuro, demos al niño antes de que se haga imposible, la posibilidad de crecer, educarse y ser querido como cualquier otro hijo dentro de una familia. Que sus derechos sean los que prevalezcan sobre los de su familia biológica. Este mensaje va dirigido de forma fundamental a los jueces, para que en su decisión contemplen siempre 'el futuro previsible de este menor' y estén convencidos de que esta medida podría evitar a muchos menores encontrarse en una adolescencia desgraciada y sin futuro.

Muchas veces una buena decisión a tiempo puede evitar situaciones que ya no tienen marcha atrás y desde nuestra orilla, que son las vidas de los niños, os decimos «ellos están preparados», son increíblemente adaptables pero hasta un límite que viene marcado por la edad y las vivencias negativas que van teniendo a lo largo de su peregrinar, donde a veces con mucho menos de 6 años, ya no pueden creerse que alguien les pueda querer como un padre y una madre. Y si hablamos de familias dispuestas para adopción nacional, hay tantas que las listas están cerradas desde hace años en varias provincias de España, salvo en caso de menores en situaciones especiales. Sólo hay que ver que en España está a la cabeza en adopciones internacionales y se han constituido más de 23.000 entre 2003 y 2007. Sigamos dándoles hogar definitivo a esos niños de otros países, pero no se los neguemos a los nuestros.

No está en nuestro ánimo culpabilizar a nadie de esta situación, pero le pedimos a la Administración de forma encarecida recursos humanos suficientes y con estabilidad para realizar estudios, trabajos profundos y ágiles que ayuden al menor, en el plazo más corto posible a una solución definitiva de su vida; y a los jueces, que muchas veces dan una primacía excesiva a los lazos biológicos, decirles, que lo que hay que evitar es el peregrinaje de los niños por familias y centros. Hay que procurarles estabilidad, ya sea con su propia familia o con una 'nueva'. De lo contrario es muy probable que detrás de cada adolescente que delinque, está en el mundo de la drogas o repite patrones familiares anómalos, haya un menor con una infancia desgraciada. No siempre está en nuestras manos ayudarle pero sí que está el intentarlo.

Os dejamos que os despidan los niños... igual que en cartas anteriores:
No olvidéis que para nosotros ¡el tiempo siempre va en contra nuestra! nosotros crecemos y ya sabéis... Lo que pasa, que por encima de 6, 7 años. ¡Que difícil se pone encontrar una familia 'para siempre' que nos quiera! Y para nosotros también se nos hace difícil poderles querer a ellos y muchos de nosotros ya hemos cumplido los siete...

Firman también este artículo: Toñi Torres Elvira Rodríguez, Marga Jiménez, Eustaquio Gil, Carmen Ruiz, Maite Marín y May Herman, miembros del equipo técnico del CBA.

1 Opinan...:

Investigación adopción dijo...

¡Hola!
Aún necesitamos de su ayuda.
Somos un grupo de estudiantes de Ciencias de la Comunicación de Liceo Estudios Superiores de Querétaro, México y estamos realizando una investigación sobre la adopción, con la cual buscamos investigar los problemas que se presentan durante el proceso de adopción.
Esperamos contar con su consentimiento para responder una encuesta y así nosotros poder continuar con la investigación, le llevará responderla al rededor de 5 minutos.
No hay respuestas correctas o incorrectas, simplemente reflejan su opinión personal. Sus respuestas son anónimas, en ningún momento se le pide su nombre, y son de absoluta confidencialidad.
Para responder la encuesta ingrese a:
http://www.zoomerang.com/Survey/?p=WEB229VXS2K3VU
¡Muchas gracias!

TE ASESORAMOS CON PROFESIONALIDAD

Si estás iniciando un proceso de adopción internacional por la vía del protocolo público y necesitas asesoramiento para preparar tu expediente ponte en contacto con nosotros. Somos conscientes de la dificultad burocrática y administrativa que supone preparar un expediente de adopción o legalizar cualquier otro documento para el extranjero, por eso Deniko es una empresa especializada en la legalización y traducción jurada de documentos españoles que deben presentarse en cualquier país extranjero.


No importa en que comunidad autónoma de España residas, nosotros tramitaremos tus documentos para que puedas presentarlos rápida y eficazmente.


Nuestra empresa se encarga de legalizar cada uno de los documentos de tu expediente, asesorarte para saber donde obtener cada uno, te facilitamos modelos y nos encargamos de la traducción del expediente al idioma al que sea necesario.

Nuestros clientes no son solo familias adoptivas, sino también empresas o particulares que deben presentar documentación en el extranjero por diversos motivos: herencias, adquisición de terrenos, creación de empresas, constitución de sociedades, celebración de matrimonios, trámites de extranjería, registro de defunciones...


Puedes escribirnos a: adoptarenafrica@gmail.com y te elaboraremos un presupuesto personalizado, ajustado y sin compromiso.

Related Posts with Thumbnails
 

Blog Template by YummyLolly.com